“Yo y toda mi casa seguiremos sirviendo al único Dios vivo” 41   ¡Actualizado!


Vallejo, CDMX. 2/junio/2019. Conforme fue el deseo del Espíritu de Dios este día desde temprana hora los miembros de la iglesia de Cristo se fueron dando cita en las diversas casas de oración esparcidas por el mundo, y la capital de este país no fue la excepción, con la asistencia de más de 1,000 hermanos la casa de oración de la colonia Vallejo lucio hermosa para contemplar y escuchar el mensaje que llegaría desde la Hermosa Provincia en Guadalajara a través de una transmisión.

El cuidado y precaución de Dios se manifestó una vez más por medio del mensaje del Excelentísimo Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, quien externó que la enseñanza Apostólica prepara para enfretar las asechanzas de satanás, pues después de un triunfo, viene una nueva lucha pues el enemigo, siempre buscará el modo y la forma para empañar la felicidad o entristecer al pueblo de Dios para desanimarlos, alejándolos así del Señor.

El tema que toco el Ungido del Señor fue “La Familia” con el cual invitó para analizar y ver el valor de la verdadera familia, la familia de la fe, la familia de Dios, la cual debe soportar lo que se avecine por medio de la fe, que se alimenta día con día por medio de la predicación de los Hombres de Dios; no permitiendo que las familias se desunan, sino todo el contrario que se refuercen los vínculos de amor y paciencia entre los miembros de la familia y aunque se perdiere alguno o todos los miembros de la familia material, nos queda una familia que no se puede desunir la familia espiritual.

“Yo y toda mi casa seguiremos sirviendo al único Dios vivo” fue la afirmación hecha por el Embajador del Reino de los Cielos, ratificando que la familia de la fe, esta conformada por familias que han sido hermanadas no por la sangre material, sino por la preciosa sangre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. El cristiano tiende a alejarse de Dios cuando cae en alguna de las artimañas usadas por el enemigo como lo es el desapercibimiento, la falta de conocimiento, la tentación, la vanagloria y la mentira, las cuáles el Divino Maestro nos enseño a resistir para no ser confundidos ni engañados.

La familia de la fe, damos gracias a Dios por habernos hecho parte de su hermosa familia y rogamos al Señor que guarde, bendiga, prospere cada día más la preciosa vida de su Santo Apóstol llenándolo de triunfos y victorias, siendo siempre ese hermoso resplandor de Cristo en el mundo. Sus hijos en la colonia Vallejo de la Ciudad de México ratificamos nuestro compromiso unidos al sentir de su corazón ¡Juntos hasta el último aliento!


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

41 ideas sobre ““Yo y toda mi casa seguiremos sirviendo al único Dios vivo”