“Somos tus hijos… se propicio a nosotros”


Vallejo, CDMX. 14/agosto/2020. Llegó el día, el tiempo señalado por Dios en la inspiración dada a través de la Elección para que el pueblo redimido por Jesucristo celebre una vez más su paso a la libertad, esa libertad del pecado, de la pena, de la culpa, del juicio, del dolor para renovar el pacto de vida eterna que hoy les permite a más de 5 millones alrededor del mundo vivir en plena felicidad.

El servicio de esta conmemoración fue presidido por el P.E. Octavio Herrera Basurto, quien invito a los presentes a gozarse en glorificar el nombre del Señor. Posteriormente el D.E. Benjamín Ocejo Frías daba testimonio de la bendición vivida en la Pascua de Israel, pues ya estaba la victoria garantizada en la autoridad conferida a Moisés en ese momento. Todo esto como un preámbulo de preparación para el momento de bendición que está por llegar.

El sonido de las trompetas lo anunciaba, una voz se oyó alrededor del mundo y los que han sido abarcados en esta gracias reconocieron esa voz, la voz del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, quien instruía a los Hijos de Dios en que recordar la muerte del Señor Jesucristo es entender, por qué sufrió y padeció por cada uno de los que han creído en su nombre.

Después de entonar la alabanza 469 “Quien es el que de Edom viene” la iglesia disfrutó de la intercesión hecha por el Embajador del Reino de los Cielos ante el Creador diciéndole “Somos tus hijos… se propicio a nosotros” para después de ella poder participar de la Santa Cena de Jesucristo, acto seguido el Elegido de Dios con la autoridad que Dios le ha dado no sólo intercedió, sino que también bendijo el pan y el vino, comenzado así la participación de la iglesia de Phoenix, Arizona en representación de la iglesia universal.

La iglesia La Luz del Mundo renovó una vez más su alianza con Jesucristo. Las familias que perseveramos en la colonia Vallejo agradecemos a Dios por permitirnos una vez más ser parte de este memorial sagrado, rogando que siga guardando a su Apóstol Naasón Joaquín García y a nosotros nos permita fidelidad hacia él hasta el final de nuestra vida. Hoy volvemos a decirle con orgullo Somos La Luz del Mundo, somos el cuerpo de Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *