“Vosotros sois el sello que Dios me ha dado” 1


Vallejo, CDMX. 28/octubre/2018. El Dios omnipotente, el Dios que formó todo lo que nuestros ojos pueden ver, el Dios de las grandes promesas, puso en el corazón de su Embajador en estos tiempos, el sentir de recorrer todos los lugares donde se ha establecido el pueblo del Señor y a lo largo de estos casi 4 años de ministerio, continua con la 14ª Etapa de la Gira Universal del Excelentísimo Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

Ha sido la ciudad de Monterrey en el estado de Nuevo León el lugar que marca el inicio de esta etapa, trayendo a la memoria que en esta misma ciudad hace más de 92 años la voz de Dios se oyó para comenzar la hermosa historia de la restauración de su iglesia. Una historia que se ha ido escribiendo desde el comienzo de los tiempos, historia que abarca a hombres como Noé, Abraham, Moisés, a los Apóstoles de la primera era, como a los Apóstoles de esta restauración.

Historia que a nadie se obliga a creer, historia que muchos la llaman locura, otros la llaman fantasía, pero es una historia que nos enseña que Dios siempre respeta el libre albedrio del hombre, aún cuando el hombre muchas de la ocasiones prefiere dar oído a las palabras de satanás, ese ser espiritual que corrompe al hombre en sus deseos y propósitos, pues el propósito de crear al hombre fue para que el hombre le adorará por gratitud de todo los favores recibidos de su mano.

“Cristo por Dios es libre albedrio” exclamó el Ungido de Dios, recordando a la iglesia esta hermosa historia, historia de la iglesia y de la Elección, la historia del Apóstol Aarón Joaquín González, la historia del Apóstol Samuel Joaquín Flores, la historia del Apóstol Naasón Joaquín García, que hay quienes no la creen, pero que nosotros por la fe la creemos, la vivimos y somos parte de ella, historia que conmovió a muchas de las visitas presentes, quienes al oír el testimonio del llamamiento Apostólico derramaron sus lágrimas pues su corazón les hacía sentir la verdad de Dios en los labios de su Elegido.

Ante el descredito de muchos que limitan el poder de Dios diciendo que en este tiempo ya no hay Apóstol de Cristo la respuesta es clara y concisa, hay una manifestación, algo irrefutable que el mundo lo ve y se maravilla, no es la cantidad de gente, sino el cambio que hay en sus vidas pues “Vosotros sois el sello que Dios me ha dado” fue la palabra del Varón de Dios, ante la cual cada uno de los presentes en el Cintermex y en las casas de oración se levantaron con las manos en alto afirmando esta bendición.

La iglesia de Vallejo desde este día nos unimos al Apóstol del Señor a través de una consagración especial rogándole al Señor le colme de salud, fuerza, tranquilidad, vida y triunfos mil a lo largo de esta etapa de su gira. Dios le guarde Padre en la fe, le amamos, estamos con usted y somos de usted hasta nuestro último aliento.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre ““Vosotros sois el sello que Dios me ha dado”